Volver | Imprimir | Enviar a..

Palabras de Eugenia Sensei

43 años en Karate

 

A Propósito del primer seminario de karate femenino que se llevará a cabo en Chile, en el mes de abril y que tengo el honor de dictar, se me ha solicitado escribir una breve reseña de mi historia de karate.

 

Podría escribir muchísimo sobre todos los cursos, viajes, trofeos, diplomas, cargos, honores obtenidos y trabajos realizados en toda mi trayectoria, pero como el karate mismo me ha enseñado, elijo la humildad.

 

Después de vivir, parte de mi infancia y adolescencia, durante 6 años en Santiago de Chile, por el trabajo de mi padre nos volvimos a Buenos Aires, a un departamento en el centro, con mucha menos naturaleza de la que teníamos en el barrio de Vitacura y sus alrededores. Sentí entonces la necesidad de realizar alguna actividad física. Lo que hacían las chicas de mi edad me aburría. Un día se me ocurrió karate (en esa época había muy pocos lugares de enseñanza).

 

En el año 1973 y de casualidad llegué al instituto Samurai, donde me anoté con mi madre, (yo tenía 13 años). Apenas empecé a practicar me di cuenta que eso era lo que yo buscaba, no por el ejercicio sino por la filosofía que se sentía en las mismas clases.

 

Fui una alumna esforzada y perseverante. Con orgullo digo que en estos 43 años de karate, nunca dejé de practicar, en las buenas y en las malas. El karate me acompañó y yo a él, en todos los momentos a lo largo de mi vida, por eso siento las ganas de decir que no solo hago karate sino que soy karate (los karatekas más antiguos me van a entender).

 

Practiqué mucho como alumna, entrené mucho como competidora, estudié mucho y me convertí en entrenadora, en jueza, luego en maestra y dirigente. Hay que saber aceptar y adaptarse a las distintas etapas. Entender y asumir el cambio constante que es la vida, karate nos forma también para eso.

 

En mi opinión, el karate es para pocos, porque pocos descubren todo lo positivo que da su práctica continua. Para todas las edades es beneficioso en distintas formas. No se habla, se siente.

 

Hace unos cuantos años y después de varios pedidos, decidí formar el Departamento Femenino, pidiendo colaboración a otras profesoras. El objetivo es ayudar e incentivar a todas las mujeres a que se desarrollen y mejoren como practicantes, como juezas y como profesoras. Dándoles un lugar e importancia específico ya que el ambiente de karate es bastante machista y muchas veces no se les da la misma importancia, los mismos derechos y las mismas oportunidades.

 

No puedo dejar de agradecer al Profesor Raúl Puchi por la invitación, ni puedo dejar de mencionar que estoy muy contenta de ir a Chile a seguir desarrollando esta tarea que quiero tanto.

 

Reconozco y agradezco a mi Sensei, Inoue Mitsuo que me enseñó todo lo que sé de karate.

 

OSS.

Eugenia Valls

Abril, 2016

Volver | Imprimir | Enviar a..